Fracturas de la Extremidad Proximal de la Tibia

La tibia o espinilla es un hueso importante de la pierna que conecta la rodilla con el tobillo. Una fractura de tibia es una ruptura en la continuidad de la espinilla (tibia).

Fracturas de tibia proximal: una fractura de tibia proximal es una rotura en la parte superior de la espinilla o tibia. Las fracturas de tibia proximal pueden afectar o no la articulación de la rodilla. Las fracturas que ingresan a la articulación de la rodilla pueden causar imperfecciones en las articulaciones, superficies articulares irregulares y una alineación inadecuada en las piernas. Esto puede provocar inestabilidad articular, artritis y pérdida de movimiento. Estas fracturas son causadas por estrés o trauma o en un hueso ya comprometido por una enfermedad, como cáncer o infección. Las fracturas de tibia proximal pueden provocar lesiones en los tejidos blandos circundantes, incluida la piel, los músculos, los nervios, los vasos sanguíneos y los ligamentos.

Los síntomas de la fractura de tibia incluyen movimientos dolorosos con carga de peso, tensión alrededor de la rodilla, limitación del movimiento y deformidad alrededor de la rodilla. En algunas personas, la alteración del suministro de sangre como consecuencia de la fractura puede provocar un pie pálido o frío. Los pacientes también pueden experimentar entumecimiento o sensación de «hormigueo» en el pie como resultado de una lesión nerviosa asociada.

Fracturas de la Extremidad Proximal de la Tibia en Bogotá

Fracturas de la tibia proximal (espinilla)

Una fractura o rotura en la tibia justo debajo de la rodilla se llama fractura de tibia proximal. La tibia proximal es la parte superior del hueso donde se ensancha para ayudar a formar la articulación de la rodilla.

Además del hueso roto, los tejidos blandos (piel, músculos, nervios, vasos sanguíneos y ligamentos) pueden lesionarse en el momento de la fractura. Tanto el hueso roto como las lesiones de tejidos blandos deben tratarse juntos. En muchos casos, se requiere cirugía para restaurar la fuerza, el movimiento y la estabilidad de la pierna y reducir el riesgo de artritis.

La rodilla es la articulación que soporta peso más grande del cuerpo. Tres huesos se unen para formar la articulación de la rodilla: el fémur (hueso del muslo), la tibia (espinilla) y la rótula (rótula). Los ligamentos y los tendones actúan como cuerdas fuertes para mantener unidos los huesos. También funcionan como restricciones, lo que permite algunos tipos de movimientos de rodilla y otros no. Además, la forma en que se forman los extremos de los huesos ayuda a mantener la rodilla correctamente alineada.

Tipos de Fracturas de la Tibia

Hay varios tipos de fracturas de tibia proximal. El hueso puede romperse en línea recta (fractura transversal) o en muchos pedazos (fractura conminuta).

A veces, estas fracturas se extienden hasta la articulación de la rodilla y separan la superficie del hueso en unas pocas (o muchas) partes. Estos tipos de fracturas se denominan fracturas intraarticulares o de meseta tibial.

La superficie superior de la tibia (la meseta tibial) está hecha de hueso esponjoso, que tiene una apariencia de «panal» y es más suave que el hueso más grueso que se encuentra debajo de la tibia. Las fracturas que involucran la meseta tibial ocurren cuando una fuerza empuja el extremo inferior del hueso del muslo (fémur) hacia el hueso blando de la meseta tibial, similar a un punzón. El impacto a menudo hace que el hueso esponjoso se comprima y quede hundido, como si fuera un trozo de espuma de poliestireno sobre el que se haya pisado.

Este daño a la superficie del hueso puede resultar en una alineación incorrecta de las extremidades y, con el tiempo, puede contribuir a la artritis, inestabilidad y pérdida de movimiento.

Las fracturas de tibia proximal pueden cerrarse, lo que significa que la piel está intacta, o abrirse. Una fractura abierta es cuando un hueso se rompe de tal manera que los fragmentos de hueso sobresalen a través de la piel o una herida penetra hasta el hueso roto. Las fracturas abiertas a menudo implican mucho más daño a los músculos, tendones y ligamentos circundantes. Tienen un mayor riesgo de problemas como infecciones y tardan más en sanar.

Fracturas de la Extremidad Proximal de la Tibia bogota
Fracturas de la Extremidad Proximal de la Tibia

¿Qué es una fractura de tibia proximal?

La tibia proximal es la parte superior de la tibia que se conecta a la articulación de la rodilla. Las fracturas de tibia proximal son lesiones bastante comunes en la parte inferior de la pierna. Pueden ser el resultado de lesiones de baja energía o una lesión de alta energía, que van desde resbalones y caídas hasta accidentes automovilísticos importantes.

Debido a que los vasos sanguíneos, ligamentos, músculos, nervios y piel pueden lesionarse simultáneamente durante este tipo de fractura, es crucial que un especialista en ortopedia evalúe cualquier daño a los tejidos blandos para tratar adecuadamente la fractura. Las fracturas de tibia proximal deben identificarse y diagnosticarse adecuadamente para manejar la lesión y restaurar el rango normal de movimiento, estabilidad y fuerza de las extremidades. El manejo adecuado y simultáneo de tales fracturas y cualquier lesión de tejidos blandos que las acompañe también puede reducir la probabilidad de artritis en el futuro.

Anatomía de la tibia proximal

Dado que la rodilla soporta más peso que cualquier otra articulación y es responsable de una amplia gama de movimientos, las lesiones en los huesos y ligamentos que las conectan pueden ser bastante graves. Los músculos, ligamentos y otros tejidos blandos juegan un papel importante en la estabilidad de la articulación de la rodilla, pero no tanto como los huesos de las extremidades inferiores, en particular el hueso que forma la meseta tibial. La tibia proximal no es tan gruesa como la diáfisis tibial, por lo que se lesiona más fácilmente.

Hay dos áreas internas distintas de la tibia proximal: el cóndilo medial y el cóndilo lateral. También hay dos facetas articulares lisas en la superficie superior de la tibia proximal, que se articulan con los cóndilos del fémur en la parte central y sostienen el menisco de la articulación de la rodilla en la parte periférica.

  • Faceta medial: faceta de forma ovalada que se cóncava ligeramente de atrás hacia adelante y de lado a lado.
  • Faceta lateral: faceta casi circular que es algo convexa de atrás hacia adelante, pero cóncava de lado a lado.

La columna vertebral de la tibia, también conocida como eminencia intercondilar, se encuentra entre las facetas articulares. Esto está protegido por un tubérculo a cada lado y marcado por depresiones donde los meniscos y los ligamentos cruzados posteriores se conectan en la parte delantera y trasera. Hay varias superficies de la tibia proximal:

  • Superficies anteriores: la superficie continua de los cóndilos que forma un área plana y lisa con una forma casi triangular.
  • Superficies posteriores: los cóndilos se mantienen separados por depresiones poco profundas donde se une el ligamento cruzado posterior de la articulación de la rodilla.
  • Superficie medial: superficie convexa, prominente y rugosa donde se inserta el ligamento colateral tibial.
  • Superficie lateral: superficie convexa, prominente y rugosa con un área definida donde se adhiere la banda iliotibial.

Tipos de fracturas de tibia proximal

Las fracturas de tibia proximal pueden ser más o menos graves dependiendo de si el hueso está roto total o parcialmente y si la fractura está abierta o cerrada:

Fractura abierta
El hueso de la tibia está expuesto o sobresale a través de la piel.
Fractura cerrada
La tibia está fracturada, pero la piel no está rota. Una fractura de tibia proximal, o cualquier fractura para el caso, puede clasificarse en las siguientes categorías según varios otros factores.
Fractura por compresión
El hueso puede parecer más plano o más ancho debido a una rotura aplastante.
Fractura conminuta
Tres o más fragmentos están involucrados en la fractura.
Fractura en tallo verde
Parte del hueso está roto, pero la fractura no está completa, por lo que el otro lado se dobla para compensar.
Fractura oblicua
El hueso se ha roto en diagonal.
Fractura segmentaria
La tibia se rompe en dos lugares, dejando un segmento de hueso fracturado flotando alrededor.
Fractura en espiral
La fractura forma una espiral alrededor del hueso.
Fractura transversal
El hueso se ha roto en línea recta.
Previous slide
Next slide

Procedimiento

Las fracturas de tibia son lesiones comunes. La naturaleza subcutánea de la tibia la hace más propensa a sufrir lesiones abiertas. La musculatura de la parte inferior de la pierna se divide en cuatro compartimentos separados por tejido fascial. Las radiografías son fundamentales en la evaluación inicial de las fracturas. En el caso de lesión o fractura de la extremidad inferior, es posible que sea necesario liberar el tejido fascial mediante fasciotomías para evitar las secuelas del síndrome compartimental. Los métodos de tratamiento pueden ser no quirúrgicos para las fracturas con desplazamiento mínimo, aunque se prefiere la fijación quirúrgica para las fracturas abiertas y desplazadas.

La tibia es el hueso principal de la parte inferior de la pierna y forma lo que se conoce más comúnmente como la espinilla.

Se expande en sus extremos proximal y distal; articulando en las articulaciones de la rodilla y el tobillo respectivamente. La tibia es el segundo hueso más grande del cuerpo y es una  estructura clave para soportar peso .

La Tibia Proximal


La tibia proximal se ensancha con los cóndilos medial y lateral, que ayudan a soportar el peso. Los cóndilos forman una superficie plana, conocida como  meseta tibial. Esta estructura se articula con los cóndilos femorales para formar la articulación clave de la articulación de la rodilla.

Entre los cóndilos se encuentra una región llamada  eminencia intercondilar  , que se proyecta hacia arriba a ambos lados como los tubérculos intercondilares medial y lateral. Esta área es el sitio principal de unión de los ligamentos y los meniscos de la articulación de la rodilla. Los tubérculos intercondilares de la tibia se articulan con la fosa intercondilar del fémur.

Eje


El cuerpo de la tibia tiene forma de prisma , con tres bordes y tres superficies; anterior, posterior y lateral. En aras de la brevedad, aquí solo se mencionan los bordes / superficies anatómica y clínicamente importantes.

  • Borde anterior  : palpable subcutáneamente por la superficie anterior de la pierna como la espinilla. El aspecto proximal del borde anterior está marcado por la tuberosidad tibial; el sitio de inserción del ligamento rotuliano.
  • Superficie posterior  : marcada por una cresta de hueso conocida como línea soleal. Esta línea es el sitio de origen de parte del músculo sóleo y se extiende inferomedialmente, hasta fusionarse finalmente con el borde medial de la tibia. Suele haber una arteria nutritiva próxima a la línea soleal.
  • Borde lateral  : también conocido como borde interóseo. Se adhiere a la membrana interósea que une la tibia y el peroné.

Distal


El extremo distal de la tibia se  ensancha  para ayudar a soportar el peso.

El maléolo medial es una proyección ósea que continúa hacia abajo en la cara medial de la tibia. Se articula con los huesos del tarso para formar parte de la articulación del tobillo. En la superficie posterior de la tibia, hay un surco a través del cual pasa el tendón del tibial posterior.

Lateralmente está la muesca del peroné, donde el peroné se une a la tibia, formando la articulación tibiofibular distal.

Una fractura o rotura en la tibia justo debajo de la rodilla se llama fractura de tibia proximal. La tibia proximal es la parte superior del hueso donde se ensancha para ayudar a formar la articulación de la rodilla.

Además del hueso roto, los tejidos blandos (piel, músculos, nervios, vasos sanguíneos y ligamentos) pueden lesionarse en el momento de la fractura. Tanto el hueso roto como cualquier lesión de los tejidos blandos deben tratarse juntos. En muchos casos, se requiere cirugía para restaurar la fuerza, el movimiento y la estabilidad de la pierna y reducir el riesgo de artritis.

La rodilla es la articulación que soporta peso más grande del cuerpo. Tres huesos se unen para formar la articulación de la rodilla: el fémur (hueso del muslo), la tibia (espinilla) y la rótula (rótula). Los ligamentos y los tendones actúan como cuerdas fuertes para mantener unidos los huesos. También funcionan como restricciones, lo que permite algunos tipos de movimientos de rodilla y otros no. Además, la forma en que se forman los extremos de los huesos ayuda a mantener la rodilla correctamente alineada.

Fracturas De La Tibia

Fracturas de la Extremidad Proximal de la Tibia Bogotá Medellín  Colombia Cali Pereira  Manizales 

Hay varios tipos de fracturas de tibia proximal. También se denominan fracturas de la meseta tibial. El hueso puede romperse en línea recta (fractura transversal) o en muchos pedazos (fractura conminuta).

A veces, estas fracturas se extienden hasta la articulación de la rodilla y separan la superficie del hueso en unas pocas (o muchas) partes. Estos tipos de fracturas se denominan fracturas intraarticulares.

La superficie superior de la tibia (la meseta tibial) está hecha de hueso esponjoso, que tiene una apariencia de «panal» y es más suave que el hueso más grueso que se encuentra debajo de la tibia. Las fracturas que involucran la meseta tibial ocurren cuando una fuerza empuja el extremo inferior del hueso del muslo (fémur) hacia el hueso blando de la meseta tibial, similar a un punzón. El impacto a menudo hace que el hueso esponjoso se comprima y quede hundido, como si fuera un trozo de espuma de poliestireno sobre el que se haya pisado.

Este daño a la superficie del hueso puede resultar en una alineación incorrecta de las extremidades y, con el tiempo, puede contribuir a la artritis, la inestabilidad y la pérdida de movimiento.

Las fracturas de tibia proximal pueden cerrarse, lo que significa que la piel está intacta, o abrirse. Una fractura abierta es cuando un hueso se rompe de tal manera que los fragmentos de hueso sobresalen a través de la piel o una herida penetra hasta el hueso roto. Las fracturas abiertas a menudo implican mucho más daño a los músculos, tendones y ligamentos circundantes. Tienen un mayor riesgo de problemas como infecciones y tardan más en sanar.

Preguntas Frecuentes sobre: Fracturas de la Extremidad Proximal de la Tibia

Preguntas y Respuestas comunes sobre Fracturas de la Extremidad Proximal de la Tibia
  1. Por compresión, por depresión, deprimida o por aplastamiento. Poca
    resistencia a fuerzas de compresión: microfracturas trabeculares: fracturas
    por compresión en las que se aprecia un fino dibujo reticular en la superficie
    articular y no articular del hueso, sin que exista un espacio real de separación
    entre los fragmento, que guardan un estrecho contacto entre sí.
  2. En cuña, por hendidura, fractura separación, por cizallamiento, desplazada o
    con desplazamiento. Solución de continuidad visible en la superficie con
    separación de un fragmento ( generalmente en cuña).
  3. Mixta o combinada ( con separación y depresión). Ocurre en la mayoría de
    las ocasiones.
  4. Hundimiento. Descenso de fragmento.
  5. Arrancamiento o avulsión. Desprendimiento de un fragmento óseo de la
    espina tibial, de la TTA o del reborde articular por tracción brusca
    transmitida a través de los ligamentos de la cápsula articular.

Hay varios tipos de fracturas de la tibia superior. El hueso puede romperse en línea recta (fractura transversal) o en muchos pedazos (fractura conminuta)

A veces, estas fracturas se extienden hasta la articulación de la rodilla y separan la superficie del hueso en unas pocas (o muchas) partes. Estos tipos de fracturas se denominan fracturas intraarticulares o de meseta tibial.

La superficie superior de la tibia (la meseta tibial) está hecha de hueso esponjoso, que tiene una apariencia de «panal» y es más suave que el hueso más grueso que se encuentra debajo de la tibia.

Las fracturas que involucran la meseta tibial ocurren cuando una fuerza empuja el extremo inferior del hueso del muslo (fémur) hacia el hueso blando de la meseta tibial, similar a un punzón. El impacto a menudo hace que el hueso esponjoso se comprima y quede hundido, como si fuera un trozo de espuma de poliestireno sobre el que se ha pisado.

Este daño a la superficie del hueso puede resultar en una alineación incorrecta de las extremidades y, con el tiempo, puede contribuir a la artritis, la inestabilidad y la pérdida de movimiento.

Las fracturas de tibia proximal pueden cerrarse, lo que significa que la piel está intacta, o abrirse. Una fractura abierta es cuando un hueso se rompe de tal manera que los fragmentos de hueso sobresalen a través de la piel o una herida penetra hasta el hueso roto. Las fracturas abiertas a menudo implican mucho más daño a los músculos, tendones y ligamentos circundantes. Tienen un mayor riesgo de problemas como infecciones y tardan más en sanar.

Una fractura de la parte superior de la tibia puede ocurrir por estrés (roturas menores debido a una actividad excesiva inusual) o por un hueso ya comprometido (como en un cáncer o una infección). La mayoría, sin embargo, son el resultado de un trauma (lesión).

Los jóvenes experimentan estas fracturas a menudo como resultado de una lesión de alta energía, como una caída desde una altura considerable, traumatismos relacionados con el deporte y accidentes automovilísticos.

Las personas mayores con huesos de peor calidad a menudo solo requieren una lesión de baja energía (caída desde una posición de pie) para crear estas fracturas.

Los síntomas incluyen:

  • Dolor que empeora cuando se coloca peso sobre la pierna afectada
  • Hinchazón alrededor de la rodilla y flexión limitada de la articulación
  • Deformidad: la rodilla puede verse «fuera de lugar»
  • Pie pálido y frío: una apariencia pálida o una sensación de frío en el pie pueden sugerir que el suministro de sangre está de alguna manera afectado.
  • Entumecimiento alrededor del pie: el entumecimiento o «hormigueo» alrededor del pie genera preocupación por una lesión nerviosa o una hinchazón excesiva dentro de la pierna.

Si tiene estos síntomas después de una lesión, vaya a la sala de emergencias del hospital más cercano para una evaluación.

Convenios

Nuestra Amplia experiencia y confiabilidad nos ha permitido reforzar lazos y generar Convenios con reconocidas instituciones brindando Confianza y Seguridad a Nuestros pacientes.

Testimonios de nuestros Pacientes

Me rompí el manguito rotador izquierdo al caer. Traté de aguantarlo durante casi un año con medicamentos, fisioterapia y básicamente no sirvió . Estaba programada para una cirugía en otro lugar. No me gustó el ambiente, así que busqué otra opinión. ¡¡Me alegro de haberlo hecho !! todo el personal de enfermería, unidades quirúrgicas ambulatorias, el cuidado postoperatorio y ahora los resultados finales: No tengo dolor Tengo un rango de movimiento completo, tengo fuerza y ​​continúo desarrollándola mientras sigo un régimen de terapia muy detallado. No puedo más que recomendar al Dr. Danilo Velandia y personal de élite, profesional, personal, cálido y amables.

Camila Cardenas Paciente de Ortopedia y Traumatología

Estoy tan impresionado y agradecido por el cuidado que me brindó el Dr. Danilo, que cada vez que tengo la oportunidad de darle una crítica positiva, ¡no puedo resistirme! El nivel de atención que brinda supera con creces el de cualquier otro médico que haya visto. Estoy tan impresionado. Él me explicó pacientemente cada detalle del plan de tratamiento para mi fractura en la Rodilla y realmente se tomó el tiempo para escuchar y responder todas las preguntas que tenía. Si alguna vez tengo que derivar a alguien que conozco a un cirujano ortopédico, insistiré en que vean al Dr. Danilo Velandia. No hay nadie más a quién acudiría si volviera a necesitar uno. ¡Gracias Dr.Danilo por el gran cuidado que me ha brindado!

Raul Cespedes Paciente de Ortopedia y Traumatología

He visto al Dr. Danilo Velandia un par de veces en Bogotá y volveré, ha sido genial hasta ahora. Sin presión para apresurarse a la cirugía, gran ventaja. Da buena información y opciones desde el primer dia hasta el proceso de la Cirugía. Todo el personal es amable y servicial muy calificado, El ha sido la persona médica más proactiva y servicial con la que he tratado y estoy realmente muy contento. Su diligencia se ha asegurado de que obtenga la ayuda que necesitaba, e incluso me ayudó a evitar que me olvidara de cosas. ¡Muchísimas gracias de verdad! Estoy muy contento con mis visitas con él. ¡Muy recomendable el Doctor Danilo Velandia y su equipo de profesionales!

Pedro Mutis Paciente de Ortopedia y Traumatología

Mi experiencia como paciente del Dr. Daniel ha sido sumamente positiva. Realizó una cirugía en mi Hombro derecho, aliviando completamente mis síntomas. Escuchó pacientemente mis inquietudes, respondió a mis numerosas preguntas y brindó información inteligente, pero no demasiado técnica. El Dr. Danilo se puso a disposición tanto antes como después de mi cirugía para abordar mis nervios antes de la cirugía y mis expectativas posteriores a la cirugía. Siempre fue profesional, paciente y atento. Me siento muy afortunada de que cuando ya no pude sufrir más con los síntomas, mi esposo, quien me recomendó al Dr. Danilo Velandia.

Maria Lopez Paciente de Ortopedia y Traumatología

Después de jugar fútbol competitivo durante varios años, me rompí el ligamento cruzado anterior y el menisco. Estaba muy nervioso por el largo proceso de la cirugía y la recuperación realmente es un proceso que cambio mi vida, pensé que perdería todo ya que el deporte es mi vida y mi pasión, pero el Dr. Danilo Velandia fue muy útil, informativo y tranquilizador, realmente supo manejar la situación. Mi cirugía se desarrolló sin problemas y la recuperación fue según el plan. El Dr. Danilo estuvo presente en cada paso del camino y mostró su competencia médica, así como su compasión natural, Muchas gracias y muy agradecido, he podido continuar con mi Dia a Dia.

Andres Perea Paciente de Ortopedia y Traumatología

    Ortopedista Traumatologo

    Iniciar conversación
    ¡Hola! Déjanos tu consulta y te responderemos en horario laboral. ¡Gracias por tu paciencia!